Registration Control
Para registrarse, primero debe ingresar la frase clave, si no la tiene debe solicitarla enviándonos un mensaje en nuestro mail de contacto.

Si te gusta el sitio

Ayúdanos a mantenerlo

Amount:   USD

Quién está en línea
Tenemos 27 invitados conectado

Como detectar monedas falsas

Afortunadamente, no es habitual entrar en contacto con falsificaciones, pero de todos modos, resulta imprescindible para todo coleccionista el saber detectar monedas falsas. Por ese motivo realicé una pequeña investigación sobre los métodos más populares y efectivos para descartar piezas sin valor con un apartado especialmente dedicado a quienes pretendan comprar monedas en sitios de subastas en línea como eBay o MercadoLibre donde es mayor la probabilidad de encontrarse con este tipo de estafas.

Los pacientes en Estados Unidos reciben más medicamentos por persona que en cualquier otro lugar. La variedad de medicamentos comercializados por las farmacias en línea es distintivamente un aspecto que contribuye a la epidemia de abuso de medicamentos de prescripción. Comprar medicamentos en la Web puede ser una idea rentable para ahorrar presupuesto en recetas. Como muchos otros remedios, Kamagra también se clasifica de acuerdo a su ingrediente activo. ¿Qué pasa con las disfunciones sexuales y "Kamagra Oral Jelly"? ¿Dónde puede encontrar más información acerca de "Comprar Kamagra"? Materias, como "Kamagra", se refieren a diversos tipos de problemas de salud. La disfunción sexual puede actuar la calidad de vida. Además, la mayoría de los efectos secundarios varían de persona a persona. Positivamente, usted y su proveedor de atención médica deben decidir si Kamagra u otro medicamentos es adecuado para ustedes son.

 

Por ello, antes de sumergirnos en el texto, se cae de maduro del primer y esencial consejo:

 

· Compre siempre a comerciantes conocidos y con reputación en el rubro. Las búsquedas por canales alternativos suelen conducir a malas experiencias.

 

Averiguaciones previas a la compra

Antes de salir al mercado a adquirir piezas resulta fundamental conocer de antemano como luce una moneda genuina del mismo tipo de la que queremos comprar, para esta tarea resulta fundamental acceder a un catálogo ilustrado como el World Coins de Krause o en el caso de monedas Argentinas el de Hector. C. Janson. Allí, además de poder visualizar la apariencia de la moneda, podremos consultar información vital para la tarea de la detección de imitaciones; Metal, Peso, Diámetro, Espesor, y Tipo de canto.

En resumen el segundo consejo es:

 

  • Infórmese. Conozca la pieza que desea adquirir de antemano.

Conociendo ya los aspectos técnicos de la moneda nos resta una averiguación más de relevancia, el precio. Los catálogos nos brindan un precio orientativo que nos sirven de guía, pero muchas veces el precio de mercado puede ser ligeramente distinto, dependiendo de la antigüedad del catálogo que utilicemos o la rareza de la moneda.

Con lo cual, tomando esto en consideración, de aquí se desprende el tercer consejo:

 

  • Si el precio es muy bueno para ser real. Desconfíe.

 

El momento de la compra

 Si hablamos de una transacción tradicional, en la cual tienes acceso físico a la moneda que estas por adquirir, analízala con precaución y sigue tu intuición:

 

  • Si algo en tu interior te dice que la moneda no esta bien. No la compres. Confía plenamente en el instinto.

 

Para la inspección de la pieza recomendamos utilizar algún tipo de aumento, recomendamos utilizar magnificadores de al menos 2x. Hecho esto corroboremos los datos técnicos, fundamentalmente el peso, el canto y el espesor de la moneda. Estos últimos son los factores que más fácilmente varían dado que las falsificaciones suelen ser de distintas aleaciones de metales. En el caso del canto, si la moneda debería tener canto con leyenda, verificar que así sea y no aceptar piezas con canto liso o estriado y viceversa.

 

  • Otro error fácilmente detectable si tenemos contacto con la moneda, son los problemas de registro, es decir que ambos lados estén correctamente alineados.

 

Tomando la moneda entre dos dedos hay que alinear correctamente cualquiera de las dos caras y girarla sobre su eje con cuidado, si notamos alguna inclinación de algunos grados en el reverso, no creamos que pueda tratarse de un valioso error de acuñación, es una falsificación.

 

  • Otra verificación presencial que podemos hacer es la llamada “prueba del imán”. La misma consiste en acercar un objeto magnético a la moneda y corroborar que no existe atracción.

 

Muchas falsificaciones están hechas con aleaciones de hierro u otros metales magnetizables, por lo que si existe atracción, estamos ante una imitación barata.

 

Comprando por Internet

 La situación se vuelve más desfavorable para nosotros a la hora de comprar por medios electrónicos que nos impiden el acceso material a la moneda, por lo tanto, si decidimos aventurarnos a adquirir material en sitios como eBay o MercadoLibre, es imperativo considerar los siguientes consejos.

 

Determinar la fiabilidad del vendedor

 Los principales sitios de subastas en Internet, poseen un sistema de reputación puntuada para los vendedores (Feedback). Por supuesto no es recomendable ofertar en artículos de vendedores con puntuaciones menores a los 500 puntos. Esto significa que el vendedor realizó, al menos, 500 operaciones exitosas. Tampoco se debe comprar de aquellos vendedores que tengan la puntuación “oculta” (hidden feedback). Pero aun considerando esto, es necesario mirar con mayor detenimiento los siguientes puntos:

 

  • Cuantos puntos de su reputación los obtuvo como Comprador y cuantos como Vendedor.

 

Los usuarios suman puntos tanto por comprar como por vender, con lo cual es habitual encontrar usuarios con centenas de calificaciones positivas, pero que en un 80% sean por compras que efectuó y no por operaciones exitosas de venta.

 

  • Que otros artículos vende o vendió el usuario y cuantas calificaciones corresponden a la venta de material numismático.

 

Este dato es de suma importancia a la hora de ponderar al vendedor. Si encontramos que además de monedas vende billetes, medallas y otros artículos afines, mostrando variedades coherentes de piezas. Punto a favor para el vendedor. Ahora bien, si encontramos que solo vende monedas y no nos resulta normal el “mix” de productos que ofrece, hora de desconfiar.

 

  • Bajo ningún concepto comprar a vendedores ubicados en China o locaciones poco habituales para las piezas que estamos siguiendo.

 

Los vendedores ubicados en China son los primeros de los que hay que sospechar, dado que la mayor parte de las piezas falsificadas se fabrican en ese país. Muchas son vendidas directo desde allí, mientras que otras encuentran su camino desde Nueva Zelanda, Australia u otros destinos remotos. Estos vendedores suelen enunciar que son grandes coleccionistas vendiendo piezas repetidas de su colección, o cualquier otro justificativo de poca verosimilitud.

  • Desconfiar de los vendedores que no aceptan devoluciones.

En EEUU es sumamente tradicional ofrecer al comprador la posibilidad de devolver el ítem si al recibirlo no se esta conforme con el mismo. Con lo cual, si un vendedor no da esta posibilidad, podría ser un peso más en la balanza de la desconfianza.

  • No confiar el los encapsulados (Holders) de las grandes certificadoras internacionales como PCSG o NGC o ANACS.


Peso Patacon de 1880 falso. El vendedor apeló a un encapsulado
para aumentar la credibilidad de la pieza. En esta caso de ofrece
por USD2.000 en un conocido sitio de internet.

 

Las monedas encapsuladas suelen ofrecer una garantía de autenticidad y calidad de la pieza. Sin embargo, existen certificaciones falsas denunciadas por las mismas certificadoras. El encapsulado resulta doblemente funcional para el falsificador, dado que también impide el acceso físico a la moneda para realizar las mediciones correspondientes. Existen también certificadoras menos conocidas con las cuales también se recomienda cautela.