Registration Control
Para registrarse, primero debe ingresar la frase clave, si no la tiene debe solicitarla enviándonos un mensaje en nuestro mail de contacto.

Si te gusta el sitio

Ayúdanos a mantenerlo

Amount:   USD

Quién está en línea
Tenemos 91 invitados conectado

Discurso de Hector Carlos Janson en el Lanzamiento de su nuevo Libro

A continuación reproducimos textualmente el discurso brindado por Janson en la sede del Banco de Córdoba con motivo del día de la numismática y la presentación de su nuevo material bibliográfico. Un enunciado con conocimiento, humildad y un toque de buen humor que deja plasmada la personalidad de Héctor.

Los pacientes en Estados Unidos reciben más medicamentos por persona que en cualquier otro lugar. La variedad de medicamentos comercializados por las farmacias en línea es distintivamente un aspecto que contribuye a la epidemia de abuso de medicamentos de prescripción. Comprar medicamentos en la Web puede ser ser una idea rentable para ahorrar presupuesto en recetas. Como muchos otros remedios, Kamagra también se clasifica de acuerdo a su ingrediente activo. ¿Qué pasa con las disfunciones sexuales y "Kamagra Oral Jelly"? ¿Dónde puede encontrar más información acerca de "Comprar Kamagra"? Materias, como "Kamagra", se refieren a diversos tipos de problemas de salud. La disfunción eréctil sexual puede actuar la calidad de vida. Además, la mayoría de los efectos secundarios varían de persona a persona. Positivamente, ustedes son y su proveedor de atención médica deben decidir si Kamagra u otro medicamento es adecuado para ustedes son.

Discurso de Hector Carlos Janson con motivo del lanzamiento de su último trabajo.

Sr. Presidente de Bancor Dr Mario Cuneo

Sra. Gerente de Asuntos Públicos, Arq. Mónica Aronovich

Sra. Directora del Museo Histórico y Numismático  del Banco Central, Lic Alicia Osorio

Sra. Directora del Museo Numismático de Casa de Moneda, Prof. Nora Mattasi

Sr. Director del Archivo y Museo Histórico del Banco Provincia de Buenos Aires, Ing. Agustín San Martin.

Sr. Presidente de la Academia Argentina de Numismätica y Medallística, Dr. Manuel Padorno

Sra. Presidente del Centro Numismático Córdoba, Sra Dina Varela de Moreno Terrero

Sr. Presidente de Fenyma, Cont. Carlos Mayer, y con usted a todas las autoridades de Centros presentes,

Queridos amigos:

Trataré de ser lo más breve posible, tal cual me lo ha solicitado Don Hector Barazzotto, aunque no creo que en tan poco tiempo pueda ofrecerles todo lo que tengo preparado y pensado.

Dijo Cristhoper Tomas Howell, conocido actor estadounidense, que un discurso debe ser como una minifalda.”Lo suficientemente largo como para cubrir la parte principal y lo suficientemente corto como para mostrar algo interesante”.

Con esa consigna, Allá vamos:

Cuando Federico García Lorca, en 1931, inauguraba la biblioteca de su pueblo en Granada, decía que no solo de pan vive el hombre y  que si tuviera hambre y estuviera desválido en la calle no pediría un pan, sino que pediría medio pan y un libro.

Tenía mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un trozo de pan, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía.

Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita, pedía socorro a su familia y solo decía: “enviadme libros para que mi alma no muera”. Tenía frio y no pedía fuego, teníe terrible sed y no pedía agua, pedía libros. Porque la agonía física, biológica y natural, de un cuerpo, por hambre, sed o frio, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Son muchos los momentos apasionantes que recuerdo de tantos años vividos, pero sin lugar a dudas, de aquellos que me brindó la numismática, les puedo asegurar que abrir un libro, de autor conocido y esperado, resultó ser alguno de los más fascinantes.

Hoy es el día. Y ojalá no defraude las expectativas. Para ello los invito a que juntos recorramos la obra capítulo por capítulo, para encontrar en cada uno de ellos todos los aportes que me enorgullese ofrecerles en la celebración de este día tan especial, día en que celebramos el día de la numismática.

Una de las innovaciones que nos complace presentar en esta nueva edición de "La Moneda Circulante en el Territorio Argentino", es el haber ampliado el capítulo potosino a sus orígenes. En él, tratamos de incorporar toda esa numismática clásica que nos legó el "Sumaj Orcko" de Potosí, de cuyo vientre, sus vetas, y su nutriente, recogimos la historia, el testimonio y la descriptiva, que hoy ofrecemos al lector.

Pero toda esa proyección se hubiera frustrado sin la necesaria e imprescindible colaboración de la reconocida y autorizada contribución de don Emilio Paoletti.

Para que se comprenda el significado de mis palabras, cuando digo Emilio Paoletti  me refiero al amigo, al desinteresado colaborador, a la persona de bien y sobre todas las cosas a una de las figuras más destacadas que  produjo el siglo XX en el estudio de la Amonedación Potosina.

Hace ya muchos años, tuve el honor de incentivar su actual y meteórica  proyección en el desarrollo del capítulo potosino, pero el tiempo, su dedicación y su capacidad de trabajo lo encumbraron hasta posicionarlo hoy  como la consulta obligada ...... Y más aún,  con su obra  rinde excelso homenaje y evocación histórica, a los que lo precedieron en estudios similares.

De más está decir que la mayoría de las piezas presentadas en  este capítulo forman parte de su invalorable colección, y que a nuestro simple requerimiento, siempre estuvo presto a compartir y facilitar no solo el material solicitado, sino también todo ese legajo de sapiencia que sin duda heredarán futuras generaciones.

Dijo el poeta que el suspiro es aire que ocupa el lugar de alguien que falta. En este caso, el alguien lo tenemos. Solo falta el merecido reconocimiento con que la numismática americana debe homenajearlo.

Otro de los aportes fundamentales proviene del cantón ecuatoriano de Baños de Agua Santa al pie del volcán  Tungurahua, donde reside nuestro gran amigo Roberto Mastalir, quien es la palabra más autorizada respecto del período de transición del año 1652. Su dedicación, estudio y posterior colaboración respecto de este intrincado tramo de la Amonedación Potosina, nos obliga a ponderar su invalorable presencia  en la realización y confección del estudio que hoy presentamos.

Y no debemos olvidar a dos trascendentes numismáticos que siempre estuvieron dispuestos ante cualquier requerimiento. Me refiero a Daniel Sedwick de Winter Park Florida, hijo del legendario Profesor y entrañable amigo, hoy desaparecido, Frank Sedwick. Y por otro lado a Barry Stallard de Livermore California, cuyo impresionante y metódico archivo fotográfico es una referencia indispensable para el tratamiento de la Amonedación potosina. Si aunamos su importancia a la desinteresada personalidad de Barry, su cordialidad y predisposición, nuestro agradecimiento es un homenaje a su invalorable trayectoria numismática.

En este capítulo el lector encontrará que hemos ampliado la información respecto de las cantidades acuñadas acorde con los datos proporcionados por los archivos de la Casa de Potosí. Y en los casos que lo ameritan hemos ubicado la pieza y  volcado la información proveniente de catálogos  de subastas que residen en nuestra biblioteca. Advertimos que en la mayoría de los casos donde citamos su origen poseemos más de una referencia, pero por motivos de espacio detallamos solo una. Lo ideal sería  que con el correr de los años se pudieran completar estos vínculos y  establecer de  este modo la fuente que ubique cada ejemplar catalogado, para con ello poder desestimar todas aquellas presentadas por publicaciones de poco mérito numismático.

Otro aspecto interesante de esta nueva edición es la inclusión, en el capítulo patrio de 1813 y 1815, de todos los cuños conocidos al momento de esta tirada, actualizando nuestro ya agotado estudio,  " Las  Monedas  Patrias  de  la  Asamblea  del  Año  XIII ".

Es curioso resaltar que transcurrida  una década de editado, solo encontramos tres cuños no presentados en él, motivo  por el cual nuestro desarrollado olfato numismático nos dice que si no logramos ubicar a la totalidad de cuños  a dos siglos de abiertos, estamos muy cerca de ello.

Respecto de la amonedación de la Provincia de Buenos Aires, salvo modificaciones de sus precios motivadas ya sea por inflación o por demanda, no se han encontrado ni cuños ni combinaciones nuevas que alteren lo ya publicado. Mérito que galardona los trabajos de Ferrari, Luciani, Córdova, Sudalski y Morucci, que con  ejemplar dedicación y reconocido esmero, elaboraron lo que hasta hoy se constituye en uno de los pocos capítulos aparentemente cerrados de la numismática argentina.

La Provincia de Córdoba en todas las ediciones tiene sobrados motivos para sorprendernos. Para esta ocasión y considerando que quizás sea esta la última oportunidad de sincerarnos con el lector que a lo largo de estos años confió en la seriedad de los datos volcados a nuestras catalogaciones, decidimos adaptar el capítulo en cuestión a una realidad emergente de una situación que trataremos de explicar.

Hace ya algunos años, cuando optamos por continuar con aquel maravilloso trabajo  que nos legaran Ferrari y Pardo, " Amonedación de Córdoba  " nos impusimos  la rigurosa regla  de solo incluir anversos, reversos y combinaciones que obraran en nuestro poder, o bien que hubiéramos podido constatar y fotografiar en alguna otra colección.

Es imprescindible aclarar que  el trabajo  demandó una considerable inversión de tiempo y esfuerzo, tanto de nuestra parte como de nuestros incondicionales colaboradores, me refiero a los académicos de número,  Ing. Fernando Iuliano, Héctor Barazotto,  el siempre extrañado Juan Salguero y Aldo Desio.  Así como también  a Martín  Valdez de la vecina orilla uruguaya.

Debo confesar que el aporte de ellos ha resultado fundamental para el arribo a conclusiones, que como verán fueron  determinantes y absolutas hasta el momento de ir a imprenta.

Nos encontramos ante dos situaciones que nos hicieron apartar de la rigurosa conducta adoptada para la catalogación de la serie cordobesa. La primera resultó recibir de la Sra. Dina Varela de Moreno Terrero un listado de la valiosa colección que su desaparecido esposo, nuestro inolvidable amigo  José María, había confeccionado a lo largo de su vida con un entusiasmo tal, que solo aquellos que lo conocimos podíamos  recordar.

Desgraciadamente durante uno de nuestros habituales viajes por el extranjero, Dina decidió la venta del conjunto y en pocos días se dispersaron las piezas dentro de los habituales adquirentes de piezas cordobesas, ignorando para siempre el destino de cada combinación.

Decidimos en aquel momento darle crédito al listado recibido en honor al realizador, e incorporamos una treintena de piezas que a la fecha no hemos logrado ubicar, y para colmo de males hemos detectado alguna ensobrada tal cual él lo hacía, con cuya clasificación estamos en desacuerdo.

Desarrollada la primera situación, pasaremos al tratamiento de la segunda que consiste en la adquisición para nuestra biblioteca del ejemplar " Amonedación de Córdoba " que perteneció al Don Francisco Pardo, con todas las  anotaciones por él realizadas desde su edición hasta su muerte.

Como no dar crédito a quien había sido uno de los pioneros en el estudio de las variantes protagonistas de este trabajo. En el figuraban 40 piezas, agregadas a lápiz de su puño y letra,  vendidas a Fitte algunas y a Maguire otras, combinaciones que decidimos incluir  hasta poder fotografiarlas algún día y constatar su existencia.

Pero algo  habría de suceder que modificaría el criterio adoptado en la catalogación publicada en nuestro anterior trabajo. A pocos meses de su edición tuvimos la suerte de adquirir las 760 piezas de la colección cordobesa de la familia Fitte, que si bien nos permitió incorporar varias de ellas a nuestro conjunto, también nos permitió constatar que aquellas piezas que Pardo había vendido a Fitte, luego de efectuado un prolijo trabajo de clasificación, no obraban en ella.

Agotadas todas las fuentes de información y fotografiadas todas las  colecciones, salvo la de Maguire, ante todo lo relatado decidimos retirar de la catalogación las 30 piezas de Moreno Terrero, las 40 de Pardo y aunque nos duele, 50 piezas citadas por Ferrari que a la fecha nos fue imposible de ubicar.

Por consiguiente, a partir de  hoy, el lector puede tener la plena seguridad de que todas las piezas publicadas están ubicadas, fotografiadas y constatadas por el equipo de colaboradores que certifican y avalan todas las incorporaciones.

En cinco años hemos integrado a nuestra catalogación una decena de piezas, producto de la invalorable información aportada por el coleccionismo, y oh sorpresa, ninguna de ellas perteneció al conjunto que en estos momentos estamos suprimiendo.

Dejamos para quien con el transcurrir de los años tenga la suerte de poder inspeccionar y clasificar la colección Maguire, incorporar o descartar las combinaciones que hoy  la realidad nos impone eliminar. Mientras tanto, sin que ello signifique que nosotros desistamos, continuaremos incorporando nuevas piezas cuando las evidencias lo justifiquen y legaremos los resultados al Centro Numismático de Córdoba para el supuesto caso de no poder incluirlos en una futura edición. El tiempo resolverá.

La serie riojana es una de las que más tratamientos ha observado en la historia de la numismática argentina.

Ferrari, Seghizzi y Mitchel, por citar algunos de los hoy grandes ausentes, y nuestro amigo y académico, el Dr Fernando Chao Alduncin, desarrollaron intensivos estudios que parecieron agotar el agregado de nuevas piezas. Pero la realidad demostró una vez más que estábamos equivocados.

En la última edición presentamos la variante con bayoneta del 8 escudos de 1838 bajo el número 48.2, y para esta  tenemos la inmensa satisfacción de dar a conocer dos variantes de los 2 soles de 1826, con ensayador y sin él,  que un simple análisis de las conocidas para los 8 reales, confirman la lógica de su existencia.

 Los 6 y 7 pares de laureles de los 8  se repiten en los 2 soles y dan lugar a una nueva clasificación de ellos, circunstancia que demuestra que nunca está todo dicho respecto del estudio de las amonedaciones que como en este  caso nos preocupan.

Para el tratamiento de Araucania y Patagonia, tenemos que recordar que la amonedación del pueblo Mapuche durante el breve reinado de Orélie Antoine, fue acuñada no tanto para el uso diario, sino más bien como manifestación tangible de su independencia.

Con el correr de los años, a fines del siglo XX, la sucesión monárquica encuentra a Felipe de Boiry como Príncipe de la Araucania, renunciando al título real.

 Felipe I podría ser llamado con razón el “príncipe numismático”, ya que, con el propósito de reafirmar el deseo de autonomía de la nación mapuche, a partir de 1988 reanudó la acuñación de monedas en nombre del Reino de Mapú. Se conocen valores de 100, 80, 70 y 4 pesos.

Las primeras se acuñaron anualmente en una aleación de níquel- plata, con unos pocos ejemplares en plata 999/1000, en paladio, en oro y en platino  a título de “ensayos”. Todas las monedas acuñadas en los tiempos modernos, tienen en su anverso el perfil del príncipe Felipe y en su reverso, llevan un tema conmemorativo, con excepción de la primera emisión, la de 1988, que repite el dibujo de 1874.

La emisión del año siguiente, conmemora el viaje realizado por el príncipe en las provincias mapuche de Chile (las actuales  regiones VIII, IX y X ) y lleva en el reverso un mapa del antiguo territorio de Araucanía y Patagonia, diseñado por la artista francesa Nancy Huard.                   

En el reverso de la emisión de 1990, viene representado el buque francés Entrecasteaux, utilizado en 1870 por el Rey Orélie Antoine para volver a entrar en el territorio mapuche, después de haber huido presionado por las tropas chilenas. El diseño es de Claude Huard y la moneda celebra también el 40º aniversario de la coronación del Príncipe Felipe. 

La emisión de 1991 fue diseñada por Nancy Huard, y representa a la bandera del Reino con el lema de la Casa Real.                

El V centenario del descubrimiento de América se convierte en la ocasión para conmemorar la lucha del pueblo mapuche para reivindicar su autonomía. Otra vez la diseñadora es Nancy Huard, y su reverso ostenta  el retrato del ñidol toki Quilapan, que fue el Ministro de Guerra de Orélie Antoine.  Con la moneda acuñada en 1992, se llega al fin de una tipología.

Desde la emisión de 1988 hasta la de 1993, en el anverso se mantiene el mismo retrato del Príncipe Felipe de las emisiones anteriores.

En el reverso se vuelve a colocar el mapa ya empleado en la emisión de 1989, y se conmemora en cada año  uno por uno los soberanos de la casa de Araucanía y Patagonia.

A estas emisiones, se sumaron otras dos extraordinarias: una en 1996 para conmemorar la boda del Príncipe Felipe (8 de septiembre de 1996). Y otra en 1997, para el 70 aniversario de su nacimiento.10 años después se conmemora su nacimiento con un valor de 80 pesos por muy pocos conocido.

Hasta aquí, si bien hemos incluído todo el conjunto mencionado, la mayoria de las piezas pueden ubicarse en internet, aunque  no todas.A partir de 1998 se modifica el anverso, el cual será común a todas las posteriores. Una diversidad de motivos completan la serie de 23 reversos que nos place incluir en este capítulo. Una prueba evidente de que esta  esta gente está decidida a continuar con las acuñaciones con la idea de reafirmar la soberania, es la última fechada 2010.

Por último, la firma Monnaies Serge Huard de Montreal, Canadá, concluye la acuñación de medallas con fantasiosa pretensión monetaria acuñando otro valor denominado UN SOBERANO, tal cual la unidad inglesa. Es una serie casi desconocida de 13 valores que también presentamos en la obra, pero que hoy vamos a obviar de mostrar para no aburrir con un  tema tan intrascendente.

Para concluir con la serie patagónica deseamos dejar constancia de que su inclusión, no tiende a promover el interés de coleccionarlas. Solo deseamos que   futuras generaciones ante la presencia de uno de estos ejemplares tengan una segura referencia respecto de su origen.

Si el lector optara por coleccionarlas, quedará a su criterio el hacerlo. Queda advertido de que solo se trata de fantasias numismáticas carentes de valor legal.

En el capítulo Santiago del Estero con el aporte de Don Guillermo Silva hemos agregado algún cuño nuevo y mejorado la fotografía de algunas piezas que nos ayudarán a interpretar y clasificar otras a nuestro alcance. Vale la pena extendernos en el capítulo Entre Ríos, donde hemos incorporado una pieza cuyo reverso fue citado por Eduardo de Urquiza (3), pero que en esta instancia logramos ubicarlo combinado con el anverso del medio circulante lo que la adjetiva con carácter de medalla monetaria.

Estimo bien conocida la trayectoria de su grabador,  Pablo Cataldi, un siciliano especializado en trabajos en hueco y en relieve, que llegó a Buenos Aires en 1856. Allí trabó amistad con Rosario Grande, quien más tarde fue su socio, siendo ambos los grabadores oficiales de la época. Luego del emprendimiento de un sin número de trabajos logrados por su vinculación con Pedro De Angelis quien lo recomienda a Bartolomé Mitre, se radica finalmente en la Provincia de Entre Ríos donde trabajó para el general Urquiza hasta 1870, año en que éste fue asesinado.

Urquiza había creado en 1868 la Escuela de Artes y Oficios, que colocó bajo la dirección de Cataldi, donde enseñó a acuñar medallas y a trabajar platería criolla. Allí compuso medallas de distinto metal que llevaban el busto de Urquiza con las que se premiaron a los mejores estudiantes del Colegio Nacional del Uruguay y las que correspondieron a la inauguración del teatro Uruguay.

Posteriormente  las monedas de medio real que mandó acuñar el gobernador, que circularon por orden suya en San José, Concepción del Uruguay y otros pueblos vecinos. Sirviéndose del mismo troquel con el escudo de la provincia, acuñó nuevas piezas de oro y plata, preparadas como botones de pechera o chaleco,  que usaron  opulentos estancieros.

Además quedaron en Entre Ríos, aparte de su labor numismática, gran cantidad de mates, bombillas, espuelas, cabezadas, frenos y otros adornos varios en plata y oro, admirablemente cincelados, pero que por falta de firma cayeron en el anonimato. Asesinado su protector, Cataldi regresó a Buenos Aires, realizó un viaje a Italia y de vuelta nuevamente, reabrió su taller.

En 1869, ya presentaba síntomas de enajenación mental, que se advierten en medallas acuñadas con leyendas disparatadas ........ Vencido y pobre, habitó en el asilo de mendigos de la Recoleta. Puso fin a sus días en la ciudad de Buenos Aires, en 1882.

Tenía una personalidad curiosa, su vida fue azarosa con ribetes tragicómicos y un final tremendo, entre la pobreza, el Asilo de Mendigos y la locura ....., para terminar en suicidio.

Además de rendirle el homenaje que merece deseo relacionar sus síntomas de enajenación mental, con la pieza que nos complace presentar.

En su reverso la leyenda dice: "MI PATRIA ADOPTIVA. - PUESTA EN REMATE - A USO DE NEGROS - Y CUENTA APARTE - TOMAMO EL MATE”.

Y entonces me pregunto hoy, 8 de abril de 2011, mientras redacto estas líneas,  con un irónico razonamiento, estaba realmente loco,  o ya entonces avizoraba el futuro que el destino tenía previsto para nuestro país. Porque mientras tomamos el mate, su patria adoptiva, nuestra patria, está puesta de remate al uso de bronceados individuos, que  circunstancias por todos entendibles, me limitan  expresar lo que pienso,  pero no pueden limitar el vuelo de vuestra imaginación. Cuando tratamos la amonedación de emergencia utilizada en la Guerra del Paraguay, decidimos publicar algunas falsas provenientes de un lote de una veintena de piezas de distintos valores y metales.

 Lo hicimos a continuación de la contramarca legítima y no en el capítulo Falsificaciones para que sean fácilmente comparables, ya que su buena factura y lograda pátina las hace peligrosamente identificables cuando el golpe no permite ver su fecha. Cuando logramos verla ésta se presenta por encima del leoncito, mientras que en las originales se reparte a los costados de su cabeza.

Este lote ya disperso,  proviene  de un falsario de la Provincia de Corrientes, que no vale la pena recordar, quien hace apenas unos 30 años me ofreció el conjunto a un precio que por sí solo delataba la falsedad de su contenido.

Ante la negativa de nuestra parte de su adquisición las fue dispersando con el tiempo y hoy se encuentran diseminadas en distintas colecciones.

Para medallas monetarias y gracias al amigo y académico, Don Roberto Díaz, tenemos el agrado de presentar el proyecto  acuñado de acuerdo a la Ley del 14 de junio de 1997 del Gobierno de Salta, que se denominaría el Guemes, de plata o de oro según el metal que portara. Si bien solo quedó en proyecto y culminó su escasa vida en una simple medalla que adjetivamos como monetaria por el origen de su historia, consideramos interesante su inclusión en este capítulo.

Del Norte Argentino salvo la incorporación de un dos reales de 1772 no hemos encontrado otra pieza que ilustrar, motivo por el cual consideramos a éste, un capítulo que ha sido bien analizado y que difícilmente admita modificaciones en el futuro.

Consideraciones similares podemos señalar para Tierra del Fuego, donde salvo alteraciones producidas por cambio de pertenencias en algunos casos y cotizaciones debidas a las bruscas alzas del oro en otros, todo ha permanecido sin modificaciones.

El capítulo ensayos, si bien nos muestra el agregado de nuevas piezas que hemos adquirido en el extranjero, incorpora una suerte de final nostálgico.

Me refiero a la presentación por primera vez en la bibliografía argentina, de proyectos  de una veintena de piezas que nunca fueron acuñadas y que las autoridades de la época, con un olfato que evidenció desafortunadas  carencias numismáticas, decidió descartar y desterrar en el olvido. La adopción de otras contemporáneas de éstas, así lo demuestran.

El único testimonio de aquellas imágenes olvidadas, una encuadernación con grabados anónimos, portadora de una historia que obviaremos relatar, quiso el destino se topara con un experto e incansable rastreador de cuanto material numismático haya paseado por las calles porteñas. Me refiero al viejo y querido amigo, miembro de número de la Academia Argentina de Numismática, Don Arturo Villagra, quien no desaprovechó la oportunidad de fotografiar aquellas imágenes relegadas,  y desinteresadamente nos aportó el material que ilustramos.

Somos concientes de que el lector no podrá coleccionar piezas que nunca existieron, pero dos motivos nos convencieron de incluirlas.  Uno, el de compartir con ustedes la belleza de este conjunto... y otro,   dejar constancia de ellas para que de hoy en adelante sirvan de referencia para futuros diseños.

Un sincero y especial agradecimiento al amigo Villagra, quien sin querer, como ya les anticipé, le imprime un final nostálgido al capítulo ensayos.

En el capítulo Falsificaciones hemos ilustrado las más relevantes, pero es muy importante advertir la abundante proliferación de ellas publicadas diariamente en internet, la mayoría provenientes de China, aunque es lícito reconocer  que también las hay originadas de falsarios argentinos.

Para el capítulo República Argentina que tantas modificaciones admitió en la última edición publicada, a instancias   de otro miembro de la Academia, la Dra. Sofia Khovice tenemos la satisfacción de presentar un estudio que estamos seguros será muy bien recibido por aquel sector del coleccionismo que invierte en oro  como forma de protección de sus ahorros.

Nos referimos a la detallada catalogación de las variantes de los 5 pesos de la ley 1130, comúnmente llamados argentinos, que al ampliarse en cantidad  aportará al coleccionista el objetivo de la inversión,  mientras que acrecentará el placer de la búsqueda de la variante numismática en aquellos que opten por coleccionarlos.

De esta forma hemos concluído una recorrida por los distintos capítulos que integran esta obra.

Solo nos resta un comentario final para que juntos analicemos el diseño de la cubierta.

Como todos saben, hace ya un año que he renunciado a la Presidencia de la Academia Argentina de Numismática, de donde conservo tan gratos recuerdos. Confieso que no fue fácil dejar el cargo, pero yo soy de la idea de que los presidentes, como los pañales, hay que cambiarlos seguido. Y por las mismas razones.

Mientras ejercía el mandato, uno de los temas que más controversias suscitó en la institución  fue el de dilucidar cual es el anverso de las piezas patrias y cual su reverso. Entiendo que es un tema que no será de fácil solución, ya que un 50 % opina de una forma y el otro de la restante.

Pero olvidando por un momento la preponderancia del emblema incaico o la representación genérica de los borbones, o la ubicación de la ceca para ubicar el anverso, voy a intentar, olvidando por un momento todo lo que se ha dicho y escrito, mostrar un ejemplo que les dejo para que piensen. En Orlando, Estados Unidos, más precisamente en Disneyworld, se anoticiaron de que se cumplía un aniversario de la creación del personaje Blanca Nieves. Por tal motivo solicitaron al Congreso una ley para acuñar monedas de un dollar conmemorativo de ese acontecimiento.

Promulgada la ley que ordenaba acuñar piezas que llevaran en su anverso el rostro de Blanca Nieves redeado por su nombre y el valor 1 Dollar, y el reverso los 7 enanintos rodeados de la leyenda 7 enanitos, más el autor de los personajes, Walt Disney, se procedió a la fabricación de millones de piezas.

Pero por circunstancias que desconocemos, alguien, durante el proceso de acuñación,  invirtió las leyendas y las piezas salieron a circulación como la que podemos ver. (se ve en pantalla que del lado que esta Blannca Nieves la leyenda es “7 enanitos, Walt Disney” y del lado de Los  7 enanitos dice “Blanca Nieves – 1 Dollar”).

Evidentemente la intención de la ley era adjudicarle el anverso al rostro de Blanca Nieves, pero puede comenzar la leyenda en el reverso, o el error cometido invierte el sentido de la propuesta.

Puede terminar la leyenda en el anverso y comenzar en el reverso?

Les dejo la inquietud para que la mediten, pero recuerden que no siempre lo justo es lo correcto.

Y a propósito de esta conclusión les propongo tomarnos un minuto de descanso para contarles una anécdota.

Cierto día dos abogados amigos se vienen a encontrar en el estacionamiento de un albergue transitorio. Cada uno en su auto, pero con una particularidad muy especial: los dos se encontraban acompañados de la mujer del otro. Luego de unos tensos minutes de silencio en el que todos se quedaron inmoviles, uno de los abogados toma la palabra y dice: “Credo que lo correcto, sería que mi mujer regresa a mi auto, y su mujer regrese al suyo”. Y el otro abogado contesta reflexive: “Sin duda sería lo correcto, pero no lo más justo, porque vos estabas saliendo y yo estoy entrando”.

Como pueden ver lo correcto no es siempre lo más justo.

Y  ahora les presento a la portada de mi obra, la cual según mi gran amigo y Presidente actual de la Academia Argentina de Numismatica, Dr Manuel Padorno,  posee a su criterio un estilo Borgiano.

En ella traté a 200 años de propuesta, satisfacer el deseo de la Asamblea del año 13.  En el fondo se puede leer la ley que la impulsó,  debajo de un diagrama de puzzle que sugiere la intención de la propuesta. Cubre el diseño de la portada el anverso de la pieza tal cual  la soñó la Asamblea General Constituyente.

En la contratapa el reverso rodeado de la leyenda establecida primitivamente.

Con estas consideraciones culmina nuestro recorrido por todos los capítulos que presenta esta edición. Será difícil un próximo encuentro debido a nuestra avanzada edad, pero prometemos continuar luchando como hasta ahora para entregarles toda la experiencia recogida a lo largo de tantos  años si Dios nos acompaña y nos lo permite.

Voy  a  depedirme con un legado del maestro. Y cuando digo maestro, me refiero a Domingo Faustino Sarmiento.

ARGENTINO e IGNORANTE se escriben con las mismas letras.

Luchemos para que no se conviertan en sinónimos.

Ha sido un placer.